jueves, 21 de enero de 2010

La deuda histérica

Artículo publicado en el diario La Razón el pasado 11 de enero y escrito por el Diputado Nacional del Partido Popular por Sevilla Adolfo González:

Desde luego se hace muy difícil la comprensión racional y lógica por parte de cualquier ciudadano de la surrealista acción de nuestros responsables gubernativos con respecto al pago de esta Deuda a nivel de Andalucía en 18 solares, repartidos por todo el territorio andaluz, representando para la provincia de Sevilla en dinero real, pero que mágicamente desaparecerá, pues verdaderamente no existe, unos 84 millones de euros. Pero lo que es más sangrante, por eso la oposición política, tanto el PP como IU, califican a toda esta situación como atropello, estafa, burla, o la más fuerte como traición a Andalucía, son los aspectos tan negativos que la desaparición de estos fondos van a tener en tres supuestos iconos socialistas tan cacareados por todos sus representantes públicos como son la sanidad, la educación y la política social.


Verdaderamente es un enorme descaro lo que ocurre en esta Comunidad Autónoma con el pago de esta Deuda, dada su nueva e increíble propuesta de saldarla con la compraventa de terrenos en unos momentos donde la falta de crédito y la escasez de demanda de vivienda es la tónica general. Y además para unas hipotéticas viviendas en donde el 71% sería de renta libre y el resto de VPO. ¿Pero donde está la sensibilidad de estos gobernantes?. ¿Cómo pueden decir que son Presupuestos Generales y Autonómicos donde priman los asuntos sociales, educativos y sanitarios?. ¿Pero qué entienden por estos tres conceptos?. De verdad piensan que la ausencia de fondos que iban a venir con la Deuda Histórica, en primer lugar, para los Centros Hospitalarios de Alta Resolución (Chare) de determinadas localidades de la provincia sevillana, o el más anunciado de los Jardines de Murillo en la capital hispalense, o también las reformas de los diferentes Hospitales de la ciudad, incluido el “zombi” Hospital Militar, es una adecuada política sanitaria. O, en segundo lugar, los 26 millones de euros que se iban a dedicar a la educación, tanto universitaria como no universitaria, y que no vienen son también un ejemplo de correcta política educativa, para una Comunidad Autónoma que es la última de la fila en la no universitaria (PISA), o que tiene a centros universitarios de gran tradición académica, con excelencia y calidad ampliamente reconocidas, excluidos de los Campus de Excelencia Universitarios, sin por cierto la más mínima crítica por parte de las autoridades competentes. O, finalmente, en tercer lugar, la financiación que tampoco llega para solucionar aspectos sociales sumamente trascendentales para Sevilla como son los centros de menores, mayores y de día tan demandados por los sevillanos.

Miren señores de la izquierda nacional, andaluza y sevillana a los andaluces en general y a los sevillanos en particular, como ya he dicho, no se nos toma el pelo. No podemos aceptar la desfachatez de la consejera Martínez Aguayo al decir que este negocio inmobiliario, que es lo que es, produce “liquidez e interesa”, con las tasas tan alarmantes que tenemos de desempleo y la situación económica tan desfavorable que padecen miles de familias andaluzas y sevillanas. No podemos aceptar que a los andaluces y sevillanos se nos pague con “ilusorios” solares, mientras que a grupos minoritarios como ERC, BNG y CC en el Congreso de los Diputados para aprobar los Presupuestos Generales se les de dinero “fresquito” y que además tengamos que soportar las insolidarias declaraciones de la representante de CC de que “son malos Presupuestos para España pero buenos para Canarias”.

En cambio, los andaluces y los sevillanos lo que si aceptamos es, por un lado, la defensa del actual Estatuto, que desgraciadamente con este pago en solares rompe el difícil consenso alcanzado para su aprobación, y, por el otro, los pagos de los 420 millones de euros que tanto el PP como el PSOE han realizado a esta Comunidad en etapas anteriores y que ahora con todo derecho exigimos se cumpla la liquidación del resto de la cantidad acordada y que todos sabemos asciende a más de 700 millones de euros. Todo lo demás significa engaño y no respetar las reglas de juego. En definitiva y simplemente traición y burla a todos los ciudadanos de la Comunidad Andaluza.

No hay comentarios: