lunes, 20 de febrero de 2012

Javier Monge y la Ministra de Fomento Ana Pastor, conversan sobre las grandes inversiones pendientes para Lebrija











El pasado fin de semana en Sevilla ha tenido lugar el 17 Congreso Nacional del Partido Popular donde Mariano Rajoy ha sido reelegido Presidente y en el que se han renovado todos los órganos directivos y de organización.
En dicho Congreso se debatieron 5 ponencias: estatutos, política exterior, economía, social y política; que fueron modificadas por cientos de enmiendas presentadas por los casi 3000 compromisarios.
Es importante destacar como la
agricultura ha estado muy presente en este congreso, tanto en las ponencias; política, social, económica como en la de política exterior. Sobre la PAC se señala "que se debe de establecer un sistema de homologación para las producciones de terceros países que aseguren el mismo nivel de control y los mismos requerimientos de bienestar animal, medioambientales y sanitarios equivalentes a nuestros agricultores y ganaderos". Igualmente se ha manifestado la necesidad de unos controles aduaneros eficaces, para que se respeten las cuotas y cupos fijados en los acuerdos europeos, así como para que cumplan las exigencias medioambientales y sanitarias.
Javier Monge elegido compromisario por la circunscripción del Bajo Guadalquivir, conversó con la Ministra de Fomento Ana Pastor, a la que le hizo llegar la importancia que tiene para la localidad de Lebrija, la puesta en marcha de inversiones como el parque empresarial Elio Antonio o el desdoble de la carretera N-IV, dependientes de su Ministerio.

Para Monge: "Lebrija posee una localización estratégica y estos proyectos revitalizarían la economía de la comarca muy castigada por los altos datos de paro", a lo que la Ministra respondió que la puesta en marcha de estas grandes inversiones sería estudiada, priorizando siempre la creación de empleo.

Fotografías con la elegida Secretaria General y Presidenta de Castilla La Mancha María Dolores de Cospedal, además de la Ministra de Sanidad Ana Mato.


No hay comentarios: